Posts Taged emociones

La luz que emitimos

portada entrada blog

La bioelectrografía (también conocida actualmente como GDV, visualización por descarga de gas) es otra de las tecnologías no invasivas que permite obtener información acerca de las emisiones energéticas (electromagnéticas) que emite el ser humano.

Básicamente presenta dos diferencias respecto a la termografía infrarroja. La primera es cómo obtienen la información y la segunda el rango del espectro electromagnético que captan.

La termografía es un método directo (como el electrocardiograma) que capta la emisión de radiación infrarroja mientras que la bioelectrografía es un método indirecto (como la resonancia magnética) que capta la emisión en el rango ultra violeta. Al decir indirecto me refiero a que mide la respuesta del organismo frente a una señal externa.

Los orígenes de la bioelectrografía se remontan a la Alemania de finales del siglo XVIII en la que Lichtenberg empezó a grabar imágenes generadas por chispas eléctricas.

Más adelante Nicola Tesla demostró la aparición de una fluorescencia alrededor del cuerpo humano cuando se le conecta un circuito eléctrico. Paulatinamente se fueron desarrollando investigaciones para identificar si las imágenes obtenidas mostraban alguna relación con el estado de salud de las personas, siendo los esposos Kirlian los encargados de aportar las primeras comprensiones en torno a los campos electromagnéticos y diferentes patologías.

gdv campo energía

Aunque esta tecnología puede considerarse una evolución de la conocida cámara Kirlian, hay dos diferencias fundamentales que marcan un salto significativo entre ambas: la estabilidad de la señal que genera el dispositivo (lo que garantiza una muy baja variabilidad en los resultados) y la introducción de las tecnologías digitales que permiten el análisis computerizado de los datos obtenidos.

gdv sistemas y organos

Muestra la información energética por órganos y sistemas y la compara con los niveles de referencia (obtenidos a lo largo de años de investigación) lo que permite identificar bloqueos o carencias energéticas y evaluar el grado de somatización de las mismas.

Otro aspecto muy interesante es la posibilidad de analizar la información tanto desde el punto de vista fisiológico como psicoemocional.

Es una tecnología que complementa la termografía infrarroja pues si bien ésta última muestra la información energética a nivel superficial, la bioelectrografía mide el estado energético de la persona y la distribución de energía a través del organismo.

Ambas permiten acceder a un campo invisible de energía e información abriendo puertas de conocimiento.

Fascinante.

Un corazón armónico

corazon-armonico

Si nos preguntasen cual es la misión o el rol del corazón en nuestro cuerpo casi con total seguridad responderíamos que bombear sangre a todos los rincones del organismo.

Si además nos preguntasen por las herramientas que permiten medir si un corazón está funcionando correctamente casi con la misma seguridad responderíamos que mediante un electrocardiograma (ECG).

Esta información está bastante aceptada e integrada en la sociedad actual.

No obstante, la ciencia actual nos ofrece mucha más información en relación a las bondades de nuestro órgano maestro. Información que no conocemos y con la que nos estamos tan familiarizados pero que está disponible para que pueda ser integrada del mismo modo que la anterior.

Actualmente sabemos que el corazón tiene su propio cerebro (independiente y complementario al cerebro de la cabeza) y que presenta una onda de funcionamiento específica asociado a determinados pensamientos y emociones.

En concreto, cuando la persona tiene pensamientos y emociones limitantes (miedo, ira, etc.) la onda del corazón es desordenada y caótica, mientras que con pensamientos y emociones capacitadores (gratitud, compasión, etc.) la onda que presenta ordenada y armónica.

Al igual que ocurre con la ciencia, la evolución de la tecnología nos permite acceder a información desconocida de manera cada vez más accesible.

Actualmente hay softwares que permiten visualizar (en el ordenador de tu casa, por ejemplo) bajo qué tipo de onda está funcionando tu corazón y los cambios que se generan cuando enfocamos nuestra atención a unos pensamientos/emociones determinados.

Onda caótica

onda-caotica

Onda armónica

onda-armonica

Es decir, tenemos la capacidad de crear y visualizar en tiempo real nuestra realidad interior gracias a los pensamientos y emociones que generamos.

Un primer pasito para actuar sobre nuestra realidad exterior.

Apasionante

Termografía, creatividad y PNL

El pasado mes de febrero tuve la ocasión de participar como ponente en el postgrado “Experto en Creatividad Aplicada”, promovido por la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid.
El taller que desarrollé se enmarcaba dentro del módulo de “Creatividad y Educación” y llevaba por título “Descubriendo al ser humano”.
Durante la actividad hablamos sobre los fundamentos de la termografía infrarroja y descubrimos una mirada diferente hacia el ser humano y su entorno (a través de la energía térmica).
Al finalizar el taller, la profesora responsable de la formación (Dra. Jessica Cabrera) realizó un ejercicio de empoderamiento creativo con los participantes tomando de referencia la PNL (Programación Neurolinguística).
Decidimos tomar fotografías del rostro de los participantes antes y después del ejercicio (de 7 minutos de duración) para ver si se apreciaban cambios de temperatura.
A continuación se muestran las imágenes antes y después del ejercicio.
foto-blog
Analizando las imágenes me llaman la atención varias cosas:
  • Se ha producido un incremento generalizado de la temperatura del rostro en la mayoría de los participantes. Este incremento está asociado a procesos de vasodilatación y aumento del flujo vascular cutáneo (regulados por el sistema nervioso autónomo, SNA).
  • Aunque la tendencia general ha sido el aumento y homogeneización de la temperatura del rostro, no todos los participantes han respondido de la misma manera.
  • Los incrementos más significativos de temperatura se han producido en la nariz (con aumentos de hasta 3,3 º C).

foto-blog2

Este hecho resulta especialmente significativo pues, como comenté en la entrada anterior, hay investigaciones que han considerado la nariz como área de referencia para evaluar el estrés y la mentira (“efecto pinocho”).
Muy agradecido a la Dra. Jessica Cabrera Cuevas y a todos los participantes al taller por su generosa aportación, fue una experiencia muy enriquecedora.
Seguiremos profundizando.